Nosotros
Miel La Encantada surgió como una iniciativa de Pablo Dal Maso quien desde muy pequeño tuvo interés sobre el mundo de las abejas. Sus tíos, Leo Álamo y Mónica Cappellin tenían un pequeño apiario en el que producían miel para ofrecerla a la familia, gracias a ellos, Pablo tuvo la inquietud de tener su propias colmenas y lo que empezó como un hobbie, ahora quiere que en cada casa venezolana este Miel La Encantada.

Durante su bachillerato, entre 4to y 5to año, ya comentaba con sus amigos el posible proyecto aún cuando era muy pronto para ponerlo en marcha, noticia que fue tomada como algo fuera de lo común y cero atractivo. En el año 2002 comienza su carrera de Agronomía en la Universidad Central de Venezuela en el núcleo de Maracay, Estado Aragua. En este período tuvo la oportunidad de asistir a una charla de Apicultura con el Dr. Antonio Manrique el cual lo introdujo en este medio y a partir de este momento todo se puso en marcha.

Entusiasmado con la información recibida, Pablo compro sus primeras colmenas con la ayuda de su mama,  Las llevo para El Junquito, precisamente en la sede del Campamento La Encantada – campamento vacacional dirigido por su familia – muy conocido y apreciado en nuestro país. Comenzó con tan sólo 7 colmenas, estudiando su funcionamiento y apreciando enormemente el trabajo de las abejas. De este lugar nace el nombre de su miel, la miel de abejas La Encantada.

Poco tiempo después conoció a José Calvo “Pepe”, Apicultor reconocido en el país el cual trabaja la apicultura en El Tigre, Estado Anzoátegui. A lo largo de su amistad con Pepe, Pablo entró en contacto con muchos otros apicultores venezolanos y se empapó en el empleo de técnicas para el cuidado y el manejo de los apiarios. Fue entonces cuando comenzó a criar abejas en el Tigre, asistió a  charlas y cursos de apicultura durante sus viajes, y decidió finalmente registrar la marca de su propia miel.

Miel La Encantada se registró en el año 2004.  En la estrecha cocina de su casa en Caracas Pablo envasaba la miel que cosechaba de sus colmenas. Un tiempo después se transfirió a un pequeño garaje en la urbanización Sebucán donde Andrésito Banquéz trabajaba con él envasando la miel. Andrés fue el primer empleado real de esta empresa en crecimiento.

Cuando el garaje les resultó pequeño se mudaron a un depósito mas grande que poco tiempo después se vuelve a poner corto, luego a partir del año 2009 Pablo comienza a construir un galpón que será sede definitiva de Miel La Encantada en el caserío de Güico, El Tigre, ubicado en la carretera nacional entre el Tigre y Maturín.

Actualmente Miel La Encantada consta con unas 200 colmenas aproximadamente. Produce miel 100% pura de abeja y otros productos derivados de la colmena como el propóleo, el polen, la jalea real y la apitoxina. Todos ellos nacen de la profundidad de una deliciosa flor y son traídos a nosotros por unos insectos tan interesantes como las abejas.

Como es el caso de las empresas emergentes, fueron muchas las trabas y las diligencias necesarias para finalmente obtener los permisos sanitarios, pero ya hoy encontramos los productos de Miel La Encantada en diferentes cadenas de supermercados a nivel nacional.

La Apicultura es una práctica fascinante y delicada, un verdadero arte que requiere del trabajo de personas que amen y vivan en total sincronía con la naturaleza.

De esta manera los invitamos a conocer las particularidades de la vida dentro de la colmena y a disfrutar de todos los beneficios que Miel La Encantada tiene para nosotros.


Miel La Encantada • J-29901219-0 • Teléfono: 0212-415.00.00 • info@miellaencantada.com