Mitos populares sobre la pureza de la miel
La sociedad venezolana se ha encargado de generar una serie de mitos relacionados a la pureza de la miel y al modo “casero” de comprobarla. A continuación presentamos algunos de los más conocidos.

El movimiento de la burbuja de aire dentro del pote de miel nos indica su pureza
 

FALSO.La velocidad de movimiento de dicha burbuja de aire nos indica el espacio de aire que hayamos dejado entre la miel dentro de la botella y la tapa. Mientras mas espacio haya, mas aire hay y por consecuencia abra una burbuja mas grande o varias burbujas. También esta burbuja no indica la densidad de la miel. La densidad de la miel puede variar dependiendo de su composición. Durante el año hay diferentes floraciones, cada tipo de flor proporciona néctar, el cual varía en su densidad, sabor, color y olor. Otro factor importante lo constituye el tiempo en que permaneció operculada la miel. Una vez que la miel es procesada por la abeja y su nivel de humedad es reducido hasta el 18% aprox., la abeja la deposita y sella en pequeñas celdillas de cera mediante un proceso denominado operculación.

La operculación de las celdillas sirve de indicador a los apicultores de que la miel está madura o no para ser cosechada. Sin embargo, muchas veces el apicultor cosecha la miel "antes de tiempo", es decir, antes de que la miel alcance su estado ideal de densidad, por esto se cosechan mieles más líquidas que otras. Se puede concluir que el estado de densidad de la miel no determina su pureza. En el caso de presentar una baja densidad la miel mantiene perfectamente intacta su pureza y sus propiedades.

Abajo se muestra la diferencia entre las celdillas operculadas en el momento ideal para la cosecha y aquellas operculadas que aún se encuentran en proceso.

 

Si la miel se cristaliza no es pura porque le agregaron azúcar
 

FALSO. Este es uno de los mitos más divulgados con respecto a la pureza de la miel y resulta ser completamente falso, al contrario, el proceso de cristalización de la miel es un indicador directo de la pureza de la misma. La miel es una sustancia súper-saturada de azúcares, por lo cual tiende a granularse, si usted almacena por mucho tiempo la miel, su proceso natural hará que se cristalice, pero no se alterarán de ninguna manera sus propiedades ni su pureza. Sin embargo, si se prefiere el consumo de la miel líquida, puede colocarse unos minutos en baño de maría y los cristales se disolverán; lográndose nuevamente la viscosidad y transparencia naturales.

A nivel comercial, se ha verificado la existencia de miel adulterada o falsificada. Para esto los comerciantes añaden ingredientes a la miel pura: algunos inofensivos como harina, almidón, dextrina, glucosa, melaza, grasas y sacarosas, ó en algunos casos peligrosos han sido hallados yeso en polvo o arena. Afortunadamente todos estos casos de adulteración son fácilmente comprobables, ya que al disolver la miel en agua caliente el yeso y la arena precipitan al fondo del recipiente. En presencia de harina, almidón, melaza, etc., el líquido se enturbia en lugar de permanecer transparente.

A pesar de la facilidad de su comprobación, los casos de fraude en el comercio de la miel suelen ser muy frecuentes, es por esto que debemos estar atentos y adquirir solo los productos de confianza.

 

Algunos comerciantes añaden agua a la miel para “rendirla” y vender en mayor cantidad
 

FALSO. No es posible añadir agua a la miel pura de abejas porque, de hacerlo, la miel se fermentaría y no podría ser consumida. Cuando estudiamos el proceso de producción de la miel, nos percatamos de que las abejas disminuyen progresivamente el nivel de humedad de la misma, hasta llevarlo aproximadamente a un 18%. La razón por la que lo hacen es porque toda miel que tenga un porcentaje de humedad superior al 20%, es susceptible a la fermentación.

La miel puede fermentarse en los siguientes casos: - Si es recogida precozmente, ya que aún no ha alcanzado su nivel de humedad adecuado. - Al agregarle agua, pues esto aumenta enormemente su nivel de humedad. - Cuando se almacena en lugares muy húmedos.

Una miel fermentada es verificable visiblemente por la aparición de manchas y/o burbujas en la superficie del recipiente, su olor será agrio y aumentará su acidez.

 

Si sumergimos una cerilla en un recipiente de miel pura, la misma debe poder encenderse sin problemas
 

VERDADERO. El nivel de humedad 'optimo de la miel (18%) no es suficiente para inhibir el funcionamiento de la cerilla, es decir que si sumergimos la cerilla en miel esta no se humedece lo suficiente como para no encenderse. Sin embargo, considerando lo complicado que resulta obtener la miel en este nivel de humedad, muchas veces nos encontramos delante de una excelente miel que humedece la cerilla y la misma no enciende. Este mito no hace referencia a la pureza de la miel sino 'unicamente a su nivel de humedad.

 

El color de la miel debe ser claro y transparente, si la miel es oscura no es buena
 

FALSO. El color de la miel varía ampliamente según el tipo de flor visitada por las abejas. Los pigmentos de las plantas se acumulan en el néctar de sus flores, por lo que dependiendo de la planta y de la flor, el color será más oscuro o más claro. Los tonos van desde los blancos hasta los pardos oscuros, existiendo mieles rojizas, amarillentas y verdosas, aunque predominan los tonos castaños claros o ambarinos. El color oscuro de la miel no indica que esta sea de menor calidad. Las mieles oscuras son ricas en fosfato de calcio y en hierro; y por lo tanto, son recomendadas para satisfacer las necesidades de los niños en crecimiento, de individuos anémicos y de los estudiantes e intelectuales que realizan grandes esfuerzos mentales. Las mieles de color claro son más ricas en vitamina A y las oscuras en vitaminas B y C.

 

La miel tiene fecha de vencimiento
 

FALSO. La miel es el único alimento imperecedero que existe, no se vence ni se daña con el paso del tiempo. De hecho, muchos arqueólogos han encontrado miel que data de civilizaciones tan antiguas como la egipcia y al analizarla se ha comprobado que sus propiedades siguen intactas.

 


Miel La Encantada • J-29901219-0 • Teléfono: 0212-415.00.00 • info@miellaencantada.com